E-book readers para todos Parte II

En el artículo anterior habíamos hablado de cómo debería hacer una Universidad para promover la venta de libros, cuadernillos y apuntes en formato digital y abaratar los costos de estos productos para el alumnado.

Sin embargo, lo que nos había faltado discutir era cómo habrían de obtener, los estudiantes, los libros electrónicos. Y es que, estudiar frente a la pantalla del monitor, puede ser muy molesto en ocasiones.

A continuación, la segunda parte del artículo que habíamos dejado empezado.
Sigue leyendo

Como reaccioné a Fibertel 30 Megas [HUMOR]

Chiste un poco viejo. Debería haberlo publicado como hace un mes.

Yo no soy oficialista ni vote por ellos en las elecciones, pero si estuve de acuerdo con la implementación de Ley de Medios, a pesar de que pudiese ser usada o no en beneficio del Gobierno.

Pero también, al enterarme de que Fibertel ofrecería un plan de 30 Megas, me pareció excelente y me encantaría pasarme a ese plan.

Mejor lo resumo en el siguiente chiste:

E-book readers para todos Parte I

Odio llevar libros a la facultad, especialmente los más grandes y gordos. Son muy pesados y lo más seguro es que pase toda la clase sin utilizarlos. Sería todo mucho más fácil si la universidad implementase un sistema de libros en formato digital para facilitar su distribución.
Sigue leyendo

G-cans, un imponente Sistema de Drenaje en Japón

Al norte de Tokio, en la ciudad de Saitama, a 50 metros por debajo de la tierra se encuentran gigantescos pasajes subterráneos, majestuosos como una catedral. Una imponente estructura, que quizás estaríamos más acostumbrados a ver en películas como El Señor de los Anillos o en un juego.

Sigue leyendo

Para salvar a su hijo de una vida de torturas una madre oso lo estrangula hasta matarlo y luego se suicida ella también

No soy una persona muy impresionable. No es atípico que demuestre un aire indiferente frente a ciertos aspectos desagradables e incorrectos de la sociedad que a muchos shockean y deprimen:

«¿Es este realmente el mundo en el qué vivimos?» o

«¿Cómo puede pasar todavía esto en el mundo?».

Si bien hay todavía mucha miseria en este planeta que angustia y le hace revolver el estómago a uno, nunca me tocan mucho el corazón este tipo de situaciones.

Sin embargo, este caso si que me ha chocado. El caso de una osa que, como reza el título, mató a su hijo y se suicidó con el objeto de salvarlo a él y a ella misma de una vida de torturas.

Sigue leyendo