Para salvar a su hijo de una vida de torturas una madre oso lo estrangula hasta matarlo y luego se suicida ella también

No soy una persona muy impresionable. No es atípico que demuestre un aire indiferente frente a ciertos aspectos desagradables e incorrectos de la sociedad que a muchos shockean y deprimen:

«¿Es este realmente el mundo en el qué vivimos?» o

«¿Cómo puede pasar todavía esto en el mundo?».

Si bien hay todavía mucha miseria en este planeta que angustia y le hace revolver el estómago a uno, nunca me tocan mucho el corazón este tipo de situaciones.

Sin embargo, este caso si que me ha chocado. El caso de una osa que, como reza el título, mató a su hijo y se suicidó con el objeto de salvarlo a él y a ella misma de una vida de torturas.

Sigue leyendo